Quienes Somos

En un pueblo serrano del noroeste cordobés con 4000 habitantes y escaso acceso a los medios de comunicación (incluso los menos deseables), consideramos que la presencia de medios alternativos implica -a la vez que promover y garantizar la buena convivencia comunitaria a nivel local-, sembrar la semilla necesaria para la mentada desmonopolización de los medios que día a día nos desinforman.

Nuestro proyecto se fundamenta en la necesidad de pluralizar las condiciones de construcción de lo que algunos llaman opinión pública.

-FM San Marcos, 98.5, radio amiga, pionera y madre de las FM de San Marcos. Una iniciativa privada con más de doce años de trayectoria que centra principalmente su programación en la emisión de música y micros radiales de temática ambiental e indigenista, con escasa producción local de contenidos.

-FM Radio Quilpo: iniciativa privada que basa su programación  en una oferta musical acotada desde el punto de vista de la variedad, origen y estética de la música, con un programa diario matutino de conducción unipersonal, que no cuenta entre sus principales prioridades tratar en profundidad actualidad politica, económica, social y deportiva local.

Así, la principal influencia en la oferta de medios es predominantemente  externa:

-Televisión por aire: canales 10 y 8 de Córdoba. Por cable, con  un solo canal de Cruz del Eje, que ofrece escasa producción local y regional de contenidos. Por Direct TV, con una grilla que ni siquiera incluye los canales de aire de Córdoba.

-Diarios provinciales: el único que puede conseguirse a primera hora de la mañana es La Voz del Interior.

-Diarios Nacionales: que llegan al pueblo luego del mediodía; salvo Página 12 que solo se consigue con un día de retraso.

Radio Garabato

Código Ético de La Garabato Radio Comunitaria

Este Código Ético fue confeccionado atendiendo a largas horas de conversaciones, debates, bromas, acuerdos y desacuerdos vividos por más de tres años en La Garabato, en el bello y serrano paraje de San Marcos Sierras y más precisamente, en el patio del Centro Cultural Runa Misky. Para su reflexión y confección, también nos nutrimos de manuales y pautas elaboradas en múltiples experiencias de medios comunitarios, universitarios y sociales de Argentina y de Latinoamérica, que trabajan como nosotros en la comunicación popular.

¿Para qué un código de ética? Porque somos un grupo de comunicadores que trabajan con una materia sensible: mensajes para una comunidad que pretendemos respetada, en constante desarrollo, que necesita información, diálogo, educación, entretenimiento y alegría, y que está compuesta de personas que nos merecen el máximo respeto como individuos con los que convivimos.

Y también porque hacemos todo eso en una cultura preexistente. Esto quiere decir que los medios por los que viajan nuestros mensajes (la radio, el papel o cualquiera otra cosa que sirva como soporte a lo que queremos decir), y nuestros mensajes mismos, pertenecen a una cultura que tiene su ética, su inteligencia, su historia, planos de sentido y lógicas que dialogan con nuestros deseos, intenciones y reflexiones.

Por eso, porque La Garabato pretende ser un Colectivo de Comunicación, porque cada programa que se produce y se escucha en la 96.5  nos refleja a todos. Y porque aun en el respeto del libre pensamiento y de la individualidad, lo que dicen nuestros contenidos es también lo que dice La Garabato, te proponemos esta guía para la convivencia y para el desarrollo de tu creatividad y de una comunicación popular que tenga a la comunidad protagonista.

Qué es la comunicación comunitaria

Es aquella que considera a la comunicación como un derecho humano fundamental y que privilegia a los actores populares como centrales en ese proceso. Es también, aquella que cree en la comunicación como un proceso social en sí mismo, que cumple el rol fundamental para el aporte al desarrollo individual y colectivo, y que se desarrolla como producto de un intercambio y negociación de formas simbólicas. Es aquella de propiedad colectiva, que
atiende a intereses propios, plurales y diversos para el desarrollo de su programación. Que se gestiona de manera horizontal y está abierta a toda la comunidad para brindar las herramientas.

Que puede ofrecer un medio de comunicación como la radio: información, educación, entretenimiento y debate alrededor de las temáticas relevantes en la vida de su comunidad. Sobre esta definición, basamos nuestros objetivos como proyecto.

Así, la comunicación comunitaria es parte de la comunicación popular, alternativa, para el  desarrollo o el cambio social, y está destinada a fortalecer procesos productivos y socio organizacionales de los distintos actores en su territorio, en función de unos intereses comunes: culturales, artísticos, recreacionales, sociales y políticos.

El desarrollo y afianzamiento de la comunicación comunitaria en la Argentina desde 2009, con la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, ha dado un salto cuantitativo. La nueva ley considera a lo que en los ochenta, con el advenimiento de la democracia, proliferó como “radios truchas”, como un actor central en el mapa de medios: con igual derecho a acceder a la titularidad de licencias de radio FM que los actores privados o públicos. La Ley de Medios también prevé mecanismos de promoción y financiamiento para el efectivo funcionamiento de los medios comunitarios, y la ocupación del 33% del espectro radioeléctrico para ellos reservado. Sin embargo, la comunicación comunitaria tiene más de 65 años en nuestra región, y está ligada, en su mayoría, a experiencias de radio. Dio sus primeros pasos en 1948 en Colombia, con radio Sutatenza, una radio para los campesinos, y su posterior evolución hacia Acción Cultural Popular (ACPO), que buscaba el desarrollo de escuelas radiofónicas. En ese mismo momento histórico se ubica la experiencia de los sindicatos mineros en Bolivia, con su radio de los trabajadores. De esta manera, la educación popular estuvo en los orígenes de las radios comunitarias, con una gran penetración en Brasil, con el movimiento de curas tercermundistas y  con experiencias de alfabetización de adultos en el nordeste, a través del método construido por Paulo Freile y su visión sobre la educación popular. Aquí abrevan las primeras experiencias de la Argentina, que datan de la década del 60 de la mano de INCUPO: Instituto de Cultura Popular, una asociación civil de inspiración cristiana, que desde 1960 trabaja junto a comunidades rurales campesinas y aborígenes del Norte Argentino, focalizada en sus inicios en la alfabetización de adultos.

Retomando, hoy podemos decir que la comunicación comunitaria es la que:

-Considera a la comunicación como un derecho de todos.

-Busca que aquellas personas que no tienen posibilidades de expresarse a través de los medios de comunicación tradicionales, cuenten con un espacio para hacerlo.

-Promueve procesos e intercambios individuales y colectivos.

-Propone la creación y circulación de contenidos vinculados a problemáticas que afectan a una comunidad o territorio.

-Construye una nueva agenda, alternativa a la de los medios tradicionales.

-Entiende a la comunicación como un proceso de intercambio de sentidos.

Código ético

Tenemos la convicción de que el concepto de la comunicación comunitaria entendida como un derecho no es sólo un reclamo ideológico. No es algo que alguien nos debe, o que simplemente venimos a reivindicar. Consideramos, sobre todo, que hacen referencia a universos de capacidades cuyo desarrollo nos pertenece por derecho propio, de manera individual y grupal. Por eso nos procuramos las herramientas para ejercerlo: una radio comunitaria. Pero en todo caso: ¿por qué una ética? Porque La Garabato es un grupo humano que se juntó con un objetivo: generar contenidos para garantizar el acceso a la información entendida como un derecho. Y cualquier objetivo, personal o grupal, supone por sí mismo una ética: la de conseguirlo y respetarlo. Pero también la de trabajar conforme al respeto de unos valores que nos apropiamos y que sostenemos con convicción y dedicación. Porque la ética, en definitiva, es lo que rige nuestra conducta, habla de cómo concebimos nuestro compromiso con nosotros y con el otro.

Ya durante la primera reunión para la creación de La Garabato como radio Comunitaria en 2010, surgieron una serie de pautas que los presentes consideraron como valores comunes al momento de pensar el compromiso y los objetivos de una radio comunitaria en San Marcos Sierras. La práctica, la formación y la relación con otras experiencias similares de comunicación, sumaron convicciones, pautas y deseos.

Para trabajar en La Garabato, nos damos el compromiso de:

-Asegurar una adecuada planeación de la programación y nuestros contenidos, atendiendo al desarrollo de la creatividad y la improvisación sin descuidar al oyente y los códigos del lenguaje radial.

-Desarrollar y definir los contenidos con independencia de criterio, sin condicionamientos externos impuestos por anunciantes ni sectores políticos o sociales.

-Respetar toda forma de vida sobre la tierra y otros astros, siendo nosotros mismos naturaleza.

-Rechazar toda forma de discriminación por raza, credo, preferencia sexual, creencias políticas e ideológicas, origen social o cultural.

-Colaborar con el desarrollo de información de interés general, local y regional, priorizando el aprendizaje,

-Reconocer y respetar los derechos fundamentales del hombre, en especial el Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: la libertad de expresión y opinión.

-Resaltar la diferencia como algo positivo.

-Evitar juicios moralistas que refuercen prejuicios sociales.

-Estar siempre abiertos a la participación de los vecinos y las vecinas del pueblo.

-Incentivar la participación responsable en la vida pública de nuestro pueblo.

-Generar un espacio de comunicación democrática, plural e independiente.

-Promocionar y garantizar la libertad de expresión, entendida como un derecho de todos.

-Fortalecer el debate y los lazos comunitarios para pensar y resolver problemas comunes y particulares.

-Ser conscientes del poder de incidencia de la comunicación y los mensajes.

-Chequear la información con responsabilidad, consultando varias fuentes y buscando establecer la idoneidad de las mismas, con el propósito de lograr información objetiva.

-Buscar caminos para transitar como pueblo conflictos y alegrías

-Construir y conformar redes regionales de comunicación para aportar al conocimiento e identidad de nuestros pueblos.

-Tratar a todas las personas y oyentes con respeto y cortesía.

-Respetar la honra, la intimidad y el buen nombre de las personas.

-Velar para que los contenidos de los programas no utilicen lenguaje peyorativo o discriminatorio en relación con raza o grupo étnico alguno.

-Cuidar el uso del lenguaje y el humor, evitando expresiones despectivas o sarcásticas en relación con personas o grupos humanos.

-Dar especial importancia a los mensajes que reconozcan la diversidad en todas sus formas: cultural, sexual, racial, política u otra.

-Velar por que la programación no incluya ni difunda material considerado pornográfico u obsceno.

-Intentar tomar posición en casos de discriminación, violación, injusticia o violencia de cualquier tipo.

-No promover ni incentivar la violencia bajo ninguna de sus formas.

-Promover un espíritu creativo e innovador.

-No permitir la promoción de partidos políticos o ideologías político-partidarias por parte de locutores, periodistas y redactores, sin por ello afectar el derecho a manifestar opinión.

-Promover la pluralidad mediante el impulso de espacios que presenten nuevas propuestas musicales, culturales y temáticas, o nuevas visiones y perspectivas sobre ellas.

-Estimular la divulgación de programas destinados a la protección del medio ambiente y de la salud.

-Sensibilizar a los locutores, productores, reporteros y operadores acerca de los principios mencionados en este Código de ética.

Nuestros objetivos

Una radio comunitaria es aquella de propiedad colectiva, que atiende a intereses propios, plurales y diversos para el desarrollo de su programación. Que se gestiona de manera horizontal y está abierta a toda la comunidad para brindar las herramientas que puede ofrecer un medio de comunicación como la radio: información, educación, entretenimiento y debate alrededor de las temáticas relevantes en la vida de su comunidad. Sobre esta definición, basamos nuestros objetivos como proyecto:

a) Generar un espacio de comunicación democrática, plural e independiente, b) desarrollar información de interés general, local y regional, priorizando el aprendizaje, la vida social de los pueblos, c) incentivar la participación responsable en la vida pública, d) garantizar la libertad de expresión, entendida como un derecho, e) fortalecer los lazos comunitarios para resolver problemas comunes y particulares, f) construir redes regionales para el desarrollo de la comunicación; g) promover el respeto por toda forma de vida sobre la tierra y otros astros, siendo nosotros mismos naturaleza como cualquier piedra de vecino, h) rechazar toda forma de discriminación por raza, credo, preferencia  sexual, creencias políticas e ideológicas, origen social o cultural, i) reconstruir el papel de los medios de comunicación, sus intereses, perspectivas, objetivos…

 

Para esto último, nos damos una reflexión: hay quien dice que los medios comerciales de comunicación ya no viven de los relatos que publican, sino de aquellos que ocultan. Esto no es una afirmación ideológica: surge de nuestra historia. Los “medios independientes” de comunicación se han dado a la tarea, según gritan a voz en cuello, de “formar opinión”…  ¿Para quién? ¿Qué opinión quieren que se forme? ¿Qué relatos escuchamos? ¿Quiénes escuchan los relatos de los que escuchan los relatos de los medios? Para responder esto, estamos construyendo un proyecto comunicacional, productivo, autogestivo, pluricultural y diverso que pretende ser una herramienta más al servicio de las cosas cotidianas que compartimos: nuestra necesidad de información, de entretenimiento y de aprendizaje. Creemos que el trabajo sobre estos tres ejes nos permitirá construir desde una nueva concepcion del papel de los medios, la plena libertad de expresión e independencia política necesaria para la interpretación de nuestra realidad. Tenemos la convicción de que estos conceptos no son sólo un reclamo ideológico. No es algo que alguien nos debe, o que simplemente venimos a reivindicar. Consideramos, sobre todo, que son universos de capacidades cuyo desarrollo nos pertenece por derecho propio, de manera individual y grupal. Por eso nos procuramos las herramientas para ejercerlo: una radio comunitaria.

Anuncios

3 comentarios sobre “Quienes Somos

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: